«¿Cómo puede una película no americana ganar el Óscar?». El director del Festival de Cannes carga contra los premios de Hollywood y defiende las historias «para adultos»

Cuando Thierry Frémaux habla, suele subir el pan. El director del prestigioso Festival de Cannes no suele tener pelos en la lengua a la hora de meterse en jardines de lo más variopinto o de, por ejemplo, entrar en una batalla abierta con la todopoderosa Netflix mientras blande el estandarte de la distribución tradicional con orgullo.

America First

Esta semana, el de Tullins ha puesto su punto de mira sobre la última ceremonia de entrega de los Óscar, en la que arrasó la fantástica ‘Todo a la vez en todas partes’ eclipsando a cineastas de prestigio de la talla de Steven Spielberg. Esto, como no podía ser menos, no ha agradado a Frémaux, quien, durante una conversación con Variety, tampoco ha dudado en cuestionar los galardones a la mejor película entregados a producciones no estadounidenses —o americanas, según las llama él—.

«Pensé que la ceremonia fue muy buena y me hizo feliz ver a Michelle Yeoh premiada. Y decepcionado de que Steven Spielberg no lo fuese, porque su película es una carta de amor al cine. Tampoco entiendo por qué ‘El triángulo de la tristeza’ no puede competir por el Óscar a la mejor película internacional, aunque sea en inglés. ¿Cómo puede un largometraje no americano ganar el Óscar a la mejor película si es una ceremonia en honor al cine Americano? Ganó ‘Parásitos’, genial, pero es una película coreana».

Cabe mencionar el hecho de que ‘El triángulo de la tristeza’, ganadora de la última Palma de Oro, esté rodada en su mayoría en el idioma de Shakespeare, y las normas de la Academia exigen que las candidaturas a la categoría de mejor película internacional estén rodadas «de forma predominante (más de un 50%) en un idioma o idiomas que no sean inglés», lo cual deja al título de Ruben Ostlund fuera de la ecuación.

Dejando este pequeño detalle a un lado, el mandamás de Cannes también ha defendido a los autores estadounidenses y a las historias «para adultos», y ha reivindicado Francia como una suerte de oasis para ese cine que él considera de pata negra. Ese «cine de verdad» del que habla Andrés Trasado.

«El cine es un ente impreciso, y debemos respetar su incertidumbre, su fragilidad y su magia. Verter toneladas de dinero nunca ha hecho mejores a las películas. Para que existan las películas necesitamos artistas y profesionales por encima de todo. Incluso los estudios de Hollywood, cuya vocación es generar beneficios, siempre han respetado esta regla inmutable. Esperemos que las películas de los grandes autores americanos vuelvan a encontrar su público en Estados Unidos, que el público vuelva a disfrutar de esas historias grandes y hermosas para adultos. Estamos felices de ver que esas películas están funcionando bien en Francia. Creo que nuestro país fue el mejor país internacional para ‘Babylon’ de Damien Chazelle y a la maravillosa ‘Los Fabelman’ de Steven Spielberg le está yendo muy bien aquí».

Para rematar, como no podría ser menos, el bueno de Thierry barre para casa y recuerda a los profesionales de la industria que no hace falta estrenar en noviembre una película para llegar en plena forma a la temporada de premios. Ahí está Cannes para demostrarlo.

«Cuando hablamos de películas de autor estadounidenses, prefieren que se estrenen al final del año para estar más cerca de la temporada de los Óscar. Pero debo decirlo de nuevo: ¡Podemos nacer en mayo en Cannes y seguir vivos en marzo en el Dolby Theater! Lo demostramos cada año».

Published at Thu, 30 Mar 2023 19:31:01 +0000