Nasa crea un respirador en 37 días

Todos quieren aportar en la batalla contra el coronavirus. Desde hace algunas semanas, varias multinacionales de renombre se han comprometido a colaborar con tecnologías y recursos para asistir a los funcionarios de la salud de todo el mundo que encabezan la batalla contra el COVID-19.

Google, Facebook, Microsoft e incluso algunas escuderías de Fórmula Uno han hecho generosos aportes durante este difícil momento por el que atraviesa el planeta. A ellos se ha sumado la NASA, que recientemente ha anunciado la creación de un respirador artificial que busca ir en ayuda del colapsado sistema de salud de Estados Unidos, particularmente debido a la dramática escasez de estos instrumentos.

Se trata de VITAL, o Ventilator Intervention Technology Accessible Locally en inglés, que quiere decir tecnología de ventilador accesible localmente, el cual está pensado para usar en aquellos pacientes que padecen coronavirus y se encuentren en un estado grave. Cabe mencionar que fue desarrollado en apenas 37 días y necesita menos componentes para funcionar, muchos de los cuales se pueden conseguir mediante las cadenas de suministros que ya existen.

Todo un orgullo para la agencia

Una vez que se hizo el anuncio sobre el ventilador, los ingenieros a cargo no dudaron en mostrar su satisfacción y orgullo por el trabajo realizado.

“Una excelente ingeniería, pruebas rigurosas y crear prototipos rápidamente son algunas de nuestras especialidades. Cuando las personas en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) se dieron cuenta de que podrían tener lo necesario para apoyar a la comunidad médica y a la comunidad en general, sintieron que era su deber compartir su ingenio, experiencia e impulso”, explicó Michael Watkins, director de JPL a través de un comunicado.

Por su parte, Matthew Levin, director de Innovación del Laboratorio de Simulación Humana y profesor asociado de la Escuela de Medicina Icahn en Nueva York, señaló en un comunicado que “Estamos muy satisfechos con los resultados de las pruebas que realizamos en nuestro Laboratorio de Simulación Humana de alta fidelidad”.

Las características de este dispositivo

Los encargados de este dispositivo explicaron que no puede ser usado igual que el resto de los ventiladores artificiales, por lo tanto, no sirve para reemplazarlos. Los tradicionales tienen una vida útil de 7 años y están diseñados para tratar muchos otros problemas de la salud.

El VITAL, en cambio, está especialmente confeccionado para pacientes con coronavirus y sirve para ser utilizado durante tres o cuatro meses. La buena noticia es que este respirador cuenta con un formato flexible. Esto facilita la instalación en múltiples recintos como hospitales improvisados, canchas, gimnasios, hoteles o cualquier otro espacio donde se tratará a los pacientes.

Otra ventaja es su costo, pues según sus desarrolladores, VITAL tiene un valor de entre USD $2.000 y USD $3.000. Otro dispositivo similar desarrollado por General Motors, cuesta cerca de USD$ 16.000.

Por ahora, antes de usarse, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos tendrá que dar su aprobación. Sin embargo, debido a la gravedad de la crisis sanitaria en aquel país, la NASA espera acceder a una autorización de uso de emergencia. Este proceso puede tardar algunos días pese a que está pensado para ayudar al país en situaciones críticas que afectan a la salud pública.

Un pensamiento de "La NASA también se suma a la carrera por salvar vidas: construyó un respirador artificial en 37 días"

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *