Rebrotes de coronavirus

Los países miembros de la Organización Mundial de la Salud han aprobado un plan para negociar los términos de un tratado internacional de respuesta a la pandemia.

Los asistentes a la sesión de clausura de la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra votaron el lunes una resolución para crear una sesión especial de la asamblea de la OMS en noviembre con el objetivo de alcanzar un tratado o convenio que ayude a las naciones a prepararse y responder mejor a una posible pandemia similar al brote de COVID-19.

El brote en curso ha enfermado a más de 170 millones de personas en todo el mundo y ha provocado más de 3,5 millones de muertes desde que se detectó por primera vez en el centro de China a finales de 2019.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo a los asistentes que “ha llegado el momento” de ese tratado, y afirmó que reforzaría tanto la agencia sanitaria de la ONU como la seguridad sanitaria mundial en su conjunto. Afirmó que abordará “la falta de intercambio de datos, información, tecnologías y recursos” que marcó la lenta respuesta a la pandemia del COVID-19.

La cuestión de un tratado mundial de respuesta a las pandemias fue una de las varias reformas que se abordaron durante el evento de una semana de duración, aunque no se votarán hasta que la Asamblea Mundial de la Salud se reúna de nuevo el año que viene.

La Copa América

Los organizadores de la Copa América de fútbol anunciaron el lunes que trasladarían el evento a Brasil debido al aumento de nuevas infecciones por COVID-19 en Argentina, que era coorganizadora junto con Colombia. La noticia fue recibida con escepticismo por algunos en Brasil, que sólo está por detrás de Estados Unidos e India en cuanto al número total de casos de coronavirus, más de 13,5 millones, y es el segundo país en cuanto a muertes, con más de 462.000.

Los científicos están preocupados por la celebración de un torneo en una nación con una variante de COVID-19 más transmisible, y muchos predicen que otra ola de la enfermedad golpeará el país en cuestión de semanas. Algunos políticos de la oposición amenazan con presentar un requerimiento ante el Tribunal Supremo de Brasil para bloquear el torneo.

El presidente Jair Bolsonaro ha sido objeto de fuertes críticas por su actitud aparentemente despectiva hacia la pandemia, y es objeto de una investigación en el Congreso sobre la gestión de la crisis por parte de su gobierno.

Juego Olímpicos en pandemia

Mientras tanto, el equipo olímpico de softbol femenino de Australia se convirtió el lunes en el primero en llegar a Japón para comenzar los preparativos de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, que también están bajo una nube debido a una nueva ola de infecciones de COVID-19 en todo el país y una lenta tasa de vacunación, generando una fuerte oposición pública en contra de seguir adelante con los Juegos.

Los espectadores extranjeros tienen prohibido asistir a los Juegos Olímpicos, que comienzan el 23 de julio, y un periódico japonés informó el lunes de que el gobierno podría exigir a los posibles espectadores que muestren una prueba de que se han vacunado contra el COVID-19 o que han dado negativo en las pruebas del virus.