Dolores articulares, depresión… Un estudio cataloga todas las secuelas neurológicas de la covid

Desde el comienzo de la pandemia, los científicos han mostrado preocupación sobre las posibles consecuencias que la infección por el SARS-CoV-2 podría tener a largo plazo en los pacientes. Pronto se corroboró que esa posibilidad era una realidad, y desde entonces muchos investigadores se han centrado en estudiar y comprender la naturaleza, el alcance y la epidemiología de dichas secuelas.

Estudio de gran cohorte

Ahora, un artículo publicado en el medio científico Nature Medicine ha evaluado las diferentes secuelas neurológicas que la enfermedad produce en el plazo de un año tras la infección, y lo ha hecho sobre una gran cohorte: 154.068 pacientes de covid 19, 5.638.795 controles contemporáneos y 5.859.621 controles históricos. Los datos se obtuvieron de las bases de datos sanitarias del Departamento de Asuntos de los Veteranos de Estados Unidos.

Con este enfoque, determinan que en la fase post-aguda de la covid-19, existe un riesgo incrementado de secuelas neurológicas, con una razón de 1,42 y una carga de 70,69 por cada 1.000 personas, incluso en aquellas personas que no requirieron hospitalización durante la fase aguda de la enfermedad.

Concretamente, los investigadores encontraron que los pacientes de covid-19 veían aumentado su riesgo de sufrir, en el año posterior a la infección ictus isquémico, accidente isquémico transitorio, ictus hemorrágico, trombosis venosa, problemas de memoria, alzhéimer, neuropatía periférica, parestesia, disautonomía, parálisis de Bell, migrañas, epilepsia y convulsiones, cefaleas, movimientos anormales involuntarios, tremores, enfermedad similar al párkinson, distonía, mioclonía, trastorno depresivo mayor, trastornos de estrés/adaptación, trastornos de ansiedad, trastornos psicóticos, dolor articular, mialgia, miopatía, anormalidades auditivas o tinnitus, anormalidades de la visión, pérdida olfativa, disgeusia, mareos, somnolencia, síndrome de Guillain-Barré y encefalitis o encefalopatía.

Dolor articular y depresión, las secuelas más comunes

Entre todas estas, lógicamente, la frecuencia varía. Así, en base al exceso de carga por cada 1.000 personas, las secuelas más comunes fueron el dolor articular, los trastornos depresivos mayores, la mialgia, los trastornos de estrés/adaptación, los trastornos de ansiedad, las anormalidades auditivas/tinnitus, los problemas de memoria y los mareos.

Los riesgos, además, variaban en función de la edad de los pacientes: aunque en general el riesgo de cualquier trastorno neurológico aumentaba con la edad (especialmente en algunos grupos, como los trastornos episódicos, los trastornos de salud mental o los trastornos músculo-esqueletales), ciertos tipos se volvían menos frecuentes cuanto mayor era la edad del paciente (los trastornos cognitivos y de memoria o los sensoriales)

Los investigadores advierten que, aunque la razón de riesgo y el exceso de carga puedan parecer pequeños, son números que, teniendo en cuenta la epidemiología de la covid-19, se traducen en grandes cantidades de personas en el mundo real. Esto incide en la necesidad de seguir teniendo en cuenta, a nivel de política sanitaria, medidas preventivas como el uso de mascarillas o la vacunación, así como de poner en marcha estrategias a largo plazo para atender a todas las personas que se puedan ver afectadas.

Referencias

Xu, E., Xie, Y. & Al-Aly, Z. Long-term neurologic outcomes of COVID-19. Nat Med (2022). DOI: https://doi.org/10.1038/s41591-022-02001-z

Published at Wed, 19 Oct 2022 05:00:00 +0000