Resultados encuesta Cadem

Una encuesta de Plaza Pública de Cadem muestra que la mitad de los chilenos apoya declarar a Chile como un estado multicultural.

Por otro lado, el 23% está a favor de declarar al país como un estado plurinacional, en el que coexisten diferentes naciones dentro del mismo estado. En cambio, el 25% dice preferir un único Estado-nación sin distinciones.

Esta edición de la encuesta ha estado marcada por el conflicto mapuche y la situación en la región de La Araucanía en medio de un recrudecimiento de la violencia en la zona Sur.

Casi 9 de cada 10 encuestados creen que es importante preservar las tradiciones y la cultura mapuches, el 77% piensa que Chile tiene una deuda histórica con ellos, el 73% cree que tienen derechos de propiedad sobre las tierras ancestrales y el 65% también apoya el derecho a su autogobierno.

Sin embargo, la opinión de los encuestados sobre cómo resolver este conflicto está dividida. El 74% cree que se debe recurrir a las negociaciones políticas con los líderes mapuches como solución, mientras que el 17% cree que se debe lograr principalmente a través de los tribunales y la policía. Por otra parte, el 48% rechaza los esfuerzos por hacer menos exclusiva la bandera chilena adoptando la bandera mapuche también como símbolo oficial de Chile; el 49%, sin embargo, está a favor de esta opción.

La encuesta también ha mostrado que el 72% de los encuestados cree que hay terrorismo en La Araucanía, 15 puntos porcentuales más que en agosto de 2020 y la cifra más alta desde que se recogen estos datos.

Un problema histórico en la Araucanía

La región chilena de la Araucanía alberga la mayor concentración de indígenas mapuches, que llevan años exigiendo la devolución de sus tierras ancestrales y denunciando el acoso del gobierno.

Las autoridades han negado repetidamente estas acusaciones, afirmando que los nativos son los responsables de los incidentes violentos en la zona. Estos incluyen ataques a las granjas y a sus propietarios.

El gobierno de Sebastián Piñera calificó la situación de “guerrillas” y ha acusado a los indígenas de terroristas en numerosas ocasiones. Además, una acusación particular en varios casos contra ellos, aunque se negó a imponer el estado de sitio.