La atención a distancia ha ganado importancia en la práctica médica por su eficiencia y fácil acceso. Durante la pandemia este servicio fue esencial para alivianar la carga en establecimientos de salud, pero sus efectos positivos se mantendrán en el tiempo.

La Organización Mundial de la Salud (2010) describe a la telemedicina como la prestación de servicios de salud mediante tecnologías de la información y la comunicación para el diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades. Debido a la crisis sanitaria global, muchos establecimientos médicos han adoptado nuevas formas de atención a los pacientes. Aquí hay tres beneficios de este sistema.

Brinda atención conveniente y accesible a tus pacientes

La telemedicina rescata la clásica visita del doctor al hogar, ahora facilitada por las videollamadas y otros canales de comunicación. La atención a distancia elimina ciertos factores molestos para agendar y asistir a una cita médica. El proceso de espera y papeleo es un obstáculo para personas que trabajan desde casa o poseen problemas de movilidad. Incluso los costos y opciones de transporte juegan un rol.

En ‘‘Estudio sobre la telemedicina internacional en América Latina’’ del Banco Interamericano de Desarrollo, mencionan que la tecnología inteligente facilita el acceso a la salud. A la vez, favorece la disposición de la población a solicitar ayuda médica. Este método es sumamente útil para consultas que no requieren chequeos físicos constantes.

Para personas con enfermedades crónicas en una situación estable, las visitas virtuales con su médico de cabecera les ahorran tiempo y dinero. También es interesante el efecto positivo de la telemedicina en pacientes de salud mental. Un artículo de Yale Medicine indica que la familiaridad de niños y adolescentes con la tecnología los pone más cómodos con la atención y el tratamiento.

Acerca la atención médica a zonas rurales

La zona geográfica es uno de los determinantes del acceso a la salud. En América Latina hay una tendencia a centralizar los servicios médicos en zonas urbanas, pese a ser igual de necesarios en la ruralidad. Según estudios citados en la editorial ‘‘Un nuevo aliado para la promoción de mejor salud rural en América Latina’’ (2014), todos los países presentan este déficit y algunos están en crisis por la mala distribución de profesionales.

Los esfuerzos del área pública para aplicar métodos virtuales aún dejan que desear, por lo que centros médicos privados pueden compensar esta carencia. La telemedicina permite que los pacientes tengan mejor y más rápido acceso a médicos generales que puedan referirlos a especialidades o exámenes.

Por otro lado, estas zonas tienen aún menos probabilidades de atenderse con profesionales de áreas escasas. Especialidades como la psiquiatría, dermatología, endocrinología, entre otros, pueden ser realizadas a través de una pantalla sin mayores problemas. La oferta virtual también permite que los pacientes puedan investigar y escoger a su futuro médico.

Entrega un servicio híbrido

Si quieres embarcarte en la telemedicina no tienes que abandonar el factor humano de la práctica presencial. Aprovecha softwares diseñados para centros médicos y ayuda a que los pacientes se ahorren las largas filas para pedir una hora, el papeleo involucrado y las esperas mediante una atención híbrida.

Una buena opción es integrar un sistema de agenda online. Esta herramienta permite que los pacientes conozcan la disponibilidad de los médicos y reserven una cita según su conveniencia. Los datos están a disposición de los profesionales y administrativos y serán actualizados según las horas solicitadas. Este instrumento puede ser mezclado con una ficha clínica que mantenga la información del público en la nube del establecimiento.

Este servicio es esencial en la telemedicina, pero es compatible con la atención presencial porque hace más fácil la captación y gestión de pacientes. También permite guardar un registro organizado de la información médica de la población y favorece la investigación y evaluación de sus malestares.

La crisis sanitaria mundial y sus efectos han obstaculizado el trabajo de los centros médicos. Para aliviar la labor administrativa de tu establecimiento es importante reconocer las oportunidades tecnológicas y los beneficios que traen. De esta forma, contribuyes a la satisfacción de los clientes y potencias el derecho social a la salud en ciudades y campos.