Más de 40 países se han comprometido a abandonar el carbón en la cumbre del clima COP26.

Los principales países consumidores de carbón, como Polonia, Vietnam y Chile, están entre los que se han comprometido.

Sin embargo, algunos de los países más dependientes del carbón, como China y Estados Unidos, no han firmado.

En otro compromiso, 20 países, entre ellos EE.UU., se comprometieron a poner fin a la financiación pública de proyectos de combustibles fósiles en el extranjero para finales de 2022.

Estos proyectos queman combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas natural, sin utilizar tecnología para capturar las emisiones de CO2.

El carbón es el mayor contribuyente al cambio climático.

¿En qué consiste el compromiso del carbón?

Los firmantes del acuerdo se han comprometido a poner fin a todas las inversiones en nueva generación de energía de carbón a nivel nacional e internacional.

También han acordado eliminar gradualmente la energía del carbón en la década de 2030 en el caso de las grandes economías, y en la década de 2040 en el caso de las naciones más pobres, según el Reino Unido.

Decenas de organizaciones también se adhirieron al compromiso, y varios bancos importantes se comprometieron a dejar de financiar la industria del carbón.

“El fin del carbón está a la vista”, declaró el Secretario de Empresa y Energía del Reino Unido, Kwasi Kwarteng.

“El mundo se está moviendo en la dirección correcta, y está preparado para sellar el destino del carbón y abrazar los beneficios ambientales y económicos de la construcción de un futuro alimentado por energías limpias”.

Sin embargo, el secretario de Estado de Economía del Reino Unido, Ed Miliband, dijo que había “lagunas evidentes” por parte de China y otros grandes emisores, que no se han comprometido a dejar de aumentar el uso del carbón en su país. También señaló que no había nada sobre la eliminación progresiva del petróleo y el gas.

Miliband afirmó que el gobierno británico “ha dejado a otros fuera de juego”.

Aunque se ha avanzado en la reducción del uso del carbón a nivel mundial, este sigue produciendo alrededor del 37% de la electricidad mundial en 2019.

Países como Sudáfrica, Polonia e India necesitarán grandes inversiones para que sus sectores energéticos sean más limpios.

Juan Pablo Osornio, jefe de la delegación de Greenpeace en la COP26, dijo: “En general, esta declaración sigue estando muy por debajo de la ambición necesaria sobre los combustibles fósiles en esta década crítica”.

“La letra pequeña parece dar a los países un enorme margen de maniobra para elegir su propia fecha de eliminación, a pesar del brillante titular”, añadió.

¿Cavar la tumba del carbón?

Ha habido tal avalancha de anuncios sobre el combustible fósil más contaminante del mundo, que es difícil ver la luz por todo el polvo (de carbón).

Hay muchas preguntas pendientes.

Una de las más importantes es la lista de países que faltan en esta hoguera de compromisos con el carbón, entre ellos Estados Unidos, China e India.

Las escalas de tiempo para la eliminación son también un poco imprecisas: los países más ricos prometen acabar con el carbón en la década de 2030, mientras que los países en desarrollo lo harán en la década de 2040.

Ninguno de estos compromisos es vinculante, ya que tampoco hay un gran palo que obligue a los países a hacerlo.

¿Y cuántos de los planes para dejar de usar carbón en los países en desarrollo necesitarán apoyo financiero del mundo desarrollado?

Ya hemos visto que el Reino Unido, Alemania y Estados Unidos se han comprometido a pagar 8.500 millones de dólares (6.200 millones de libras) a Sudáfrica para que abandone el carbón. Se dice que otros países están interesados en seguir los pasos de Sudáfrica.

Entonces, ¿se trata también de que los países ricos paguen a otros para que hagan lo que a ellos les cuesta hacer en casa?

¿Y los combustibles fósiles?

Aunque Estados Unidos estuvo notablemente ausente de los compromisos sobre el carbón, se unió a otros 19 países -entre ellos el Reino Unido, Canadá y Nueva Zelanda- en el compromiso de dejar de financiar proyectos de combustibles fósiles en el extranjero que no hayan disminuido.

“Invertir en proyectos energéticos relacionados con los combustibles fósiles conlleva cada vez más riesgos sociales y económicos… y tiene las consiguientes repercusiones negativas en los ingresos públicos, el empleo local, los contribuyentes, las tarifas de los servicios públicos y la salud pública”, afirmaron los firmantes de la iniciativa liderada por el Reino Unido en una declaración conjunta.

En el acuerdo, los países y las instituciones financieras se comprometieron a dirigir su gasto hacia las energías limpias.

El acuerdo permite exenciones en circunstancias “limitadas” no especificadas, pero dice que éstas deben ser coherentes con los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5ºC.

“Acabar con la financiación internacional de todos los combustibles fósiles que no han disminuido es la siguiente frontera crítica que debemos alcanzar”, dijo el ministro de Energía del Reino Unido, Greg Hands. “Debemos poner las finanzas públicas en el lado correcto de la historia”.

Sin embargo, los principales financiadores de este tipo de proyectos, como China, Japón y Corea del Sur, no firmaron.

Estos países sí se unieron a las naciones del G20 el mes pasado para acordar el fin del apoyo financiero a las nuevas centrales de carbón no utilizadas en el extranjero.