Talibanes se toman el poder

Los talibanes se acercaron el domingo 15 de agosto a consolidar el control de Afganistán, incluso entrando en el palacio presidencial de Kabul horas después de que el ex presidente Ashraf Ghani huyera del país.

La rápida evolución de la situación ha provocado confusión y preocupación mientras Estados Unidos y los gobiernos de todo el mundo siguen de cerca el amargo final de casi dos décadas de guerra.
Esto es lo que hay que saber sobre lo ocurrido este fin de semana y cómo hemos llegado hasta aquí.

¿Qué pasó al interior de Afganistán?

El palacio presidencial de Kabul ha pasado a manos de los talibanes tras haber sido desalojado horas antes por funcionarios del gobierno respaldado por Estados Unidos. Los talibanes reclamaron el palacio con la presencia de tres funcionarios del gobierno afgano, según Al Jazeera, que transmitió los acontecimientos en directo.

Un funcionario de seguridad talibán dijo que había un “traspaso pacífico de las instalaciones del gobierno en todo el país”. Otro habló brevemente en inglés para decir que había estado detenido por Estados Unidos en Guantánamo, una afirmación que no se puede verificar de forma independiente.

  • El presidente afgano huyó. Ghani abandonó el país el domingo con destino a Tayikistán, según dijeron dos fuentes. El ministro de Defensa en funciones de Afganistán, el general Bismillah Mohammadi, arremetió contra el presidente huido en un breve tuit el domingo, escribiendo: “Nos ataron las manos a la espalda y vendieron la patria, malditos sean el rico y su banda”.
  • Evacuación de la embajada de EE.UU. A primera hora del domingo, dos fuentes familiarizadas con la situación dijeron que el plan era retirar a todo el personal estadounidense de la embajada en Kabul en las próximas 72 horas. Pero horas más tarde, la mayor parte del personal de la embajada estadounidense había sido trasladado al aeropuerto de Kabul para volar fuera del país. La bandera estadounidense ya no ondea sobre el edificio.
  • Los gobiernos extranjeros se apresuran. El aeropuerto se ha convertido en el centro de la atención internacional mientras los gobiernos extranjeros trabajan para evacuar a sus ciudadanos. Tras los informes de disparos en el aeropuerto, la embajada de EE.UU. dio instrucciones a todos los ciudadanos estadounidenses que siguen en el país para que se refugien en su lugar. “La situación de seguridad en Kabul está cambiando rápidamente, incluso en el aeropuerto”, dijo en una alerta de seguridad. “Hay informes de que el aeropuerto está recibiendo fuego; por lo tanto, estamos instruyendo a los ciudadanos estadounidenses para que se refugien en su lugar”.

¿Cómo se llegó a esta crisis?

La retirada de Estados Unidos del país abrió un camino claro para que los talibanes se enfrentaran a las fuerzas de seguridad afganas y las derrotaran. Muchas ciudades importantes cayeron sin apenas resistencia, incluida la ciudad clave de Jalalabad, que los talibanes tomaron el domingo.

Los funcionarios de Biden admiten un error de cálculo. La rápida caída de las fuerzas nacionales y del gobierno de Afganistán ha sorprendido al presidente Joe Biden y a los altos cargos de su administración, que hasta el mes pasado creían que podían pasar meses antes de que cayera el gobierno civil de Kabul, lo que permitía un periodo de tiempo tras la salida de las tropas estadounidenses antes de que se vieran todas las consecuencias de la retirada.

Ahora, los funcionarios reconocen con franqueza que están sorprendidos por lo ocurrido. “El hecho es que hemos visto que esa fuerza ha sido incapaz de defender el país”, dijo el Secretario de Estado Antony Blinken, refiriéndose a las fuerzas de seguridad nacionales de Afganistán. “Y eso ha ocurrido más rápidamente de lo que habíamos previsto”. Lea más aquí.

Lo que viene a futuro

El país se enfrenta ahora a la vuelta al poder de los talibanes, lo que, si se parece en algo a lo que ocurrió en la década de 1990, significaría un deterioro de las libertades civiles, especialmente para las mujeres y las niñas, cuyas libertades crecieron bajo el gobierno civil.

  • Los grupos terroristas podrían reconstituirse pronto. En una sesión informativa para los senadores el domingo por la mañana, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, dijo que los grupos terroristas como Al Qaeda podrían reconstituirse en Afganistán antes de los dos años que los funcionarios de defensa habían calculado previamente al Congreso debido a la reciente y rápida toma de posesión del país por parte de los talibanes, según un asesor del Senado informado de los comentarios. La situación podría dar lugar a un aumento de la amenaza antiterrorista, justo cuando se acerca el 20º aniversario de los atentados de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001.
  • Se enviarían más tropas estadounidenses a Afganistán. El Secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, aprobó el domingo el envío de 1.000 tropas más a Afganistán, según declaró un funcionario de defensa, para un total de 6.000 tropas estadounidenses que estarán en el país en breve. Su misión principal es asegurar el aeropuerto de Kabul.
  • Los próximos pasos todavía se están debatiendo. Los altos asesores de la Casa Blanca están debatiendo sobre cómo Biden debe abordar la crisis cada vez más profunda, dijeron los funcionarios el domingo. Todavía no se ha tomado una decisión definitiva sobre si el presidente regresará a Washington desde Camp David, el retiro presidencial donde estaba de vacaciones.
  • El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el lunes. Se espera que el Secretario General de la ONU, António Guterres, informe al Consejo, y que a continuación se celebren consultas privadas. En sus declaraciones del viernes, Guterres pidió a los talibanes que detuvieran su ofensiva en Afganistán y no respondió directamente cuando se le preguntó qué diría a quienes sienten que Afganistán ha sido abandonado por la comunidad internacional.
  • Se espera el escrutinio del Congreso estadounidense. Algunos legisladores ya están exigiendo más información a la administración sobre cómo sus servicios de inteligencia pueden haber juzgado tan mal la situación sobre el terreno, o por qué no se establecieron planes de contingencia más sólidos para evacuar a los estadounidenses y sus aliados.