Casi dos tercios de los estadounidenses le dan al presidente Joe Biden calificaciones negativas sobre su manejo de la economía, mientras que siete de cada 10 quieren que los jueces de la Corte Suprema ahora tengan un límite de tiempo en su mandato, según una encuesta reciente publicada por la Universidad de Quinnipiac.

La encuesta de 1.586 adultos realizada del 12 al 16 de mayo encontró que el 57 por ciento de los encuestados desaprueba el desempeño laboral de Biden, y la proporción de encuestados que desaprueban su trabajo en la economía fue del 63 por ciento, solo tiene el 32 por ciento de aprobación.

Biden todavía cuenta con una escasa mayoría de apoyo en su manejo de la pandemia de covid-19: una proporción del 48 por ciento de aprobación frente al 47 por ciento de desaprobación, pero la encuesta lo encontró deficiente en la respuesta de EE.UU. a la invasión de Ucrania por parte de Rusia (44 por ciento de aprobación y 50 por ciento de desaprobación) y la situación a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México, en la que tiene un 58 por ciento de desaprobación y solo 28 por ciento de aprobación.

Tanto los demócratas como los republicanos en el Congreso también obtuvieron críticas desfavorables por su desempeño laboral: el 64 por ciento de los adultos desaprueban al Partido Republicano y el 62 por ciento hace lo mismo con los demócratas del Congreso.

Pero los republicanos actualmente tienen una ventaja de cinco puntos en la boleta genérica del Congreso. El cuarenta y siete por ciento de los encuestados dijo que les gustaría ver que el Partido Republicano controle la Cámara, y el 48 por ciento opinó que también les gustaría que el Senado volviera al control republicano. Solo el 43 por ciento de los encuestados constataron que les gustaría que los demócratas mantuvieran el control de ambas cámaras.

Los votantes hispanos, tradicionalmente un bastión de apoyo para los demócratas, le dieron a Biden y a los demócratas en el Congreso calificaciones bastante bajas: 48 y 47 por ciento de los encuestados hispanos respondieron que quieren el control republicano de la Cámara y el Senado, y Biden solo obtuvo la aprobación de 26 por ciento de los hispanos.

El Poder Judicial del gobierno de EE.UU. también parece haber perdido la estima que una vez disfrutó entre la mayoría de los estadounidenses, pues el 52 por ciento de los encuestados lo desaprobaron y solo el 40 por ciento aprobando cómo la Corte Suprema maneja sus responsabilidades.

Casi dos de cada tres estadounidenses, el 63 por ciento, respondieron que la Corte está motivada sobre todo por la política. Además, una abrumadora mayoría del 69 por ciento contestó que apoya que los jueces tengan un límite de tiempo en su mandatos, pues actualmente disfrutan de un mandato de por vida.