Una de las alumnas supervivientes de la masacre en la escuela de Texas se untó con la sangre de un compañero para parecer muerta

Una de las menores supervivientes a la masacre en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, de 11 años, se untó con la sangre uno de sus compañeros de clase para parecer muerta durante el tiroteo.

Miah Cerrillo ha contado que, en el momento en el que comenzó el tiroteo ella y sus compañeros de clase estaban viendo la película “Lilo y Stitch” cuando los maestros se enteraron de que había un atacante en el edificio, según recoge CNN.

Fue cuando una de las profesoras se disponía a cerrar la puerta con llave, el atacante disparó por la ventana de la puerta. La pequeña cuenta que la masacre sucedió muy rápido: el atacante miró a una de las profesoras a los ojos, dijo “buenas noches” y luego disparó.

Miah aseguró que, después de los disparos, se untó de la sangre de un compañero de clase porque tenía miedo de que el atacante regresara y disparara contra ella.

La pequeña ha contado que tuvo que estar así durante tres horas, junto a sus compañeros, pues la policía todavía no había llegado a la escuela, llegando a tardar hasta una hora en entrar.