Movimientos financieros para trabajadores independientes

Por las vueltas que da la vida, muchas personas terminan trabajando de forma independiente, algunos por que perdieron su anterior trabajo o simplemente porque querían lanzarse al mercado solos. Uno de los principales problemas que pueden surgir de esto es poder llevar las finanzas de forma ordenada, además de las personales.

Cada año, en Chile más personas se atreven a crear sus propios negocios o emprendimientos, pasando así a ser trabajadores independientes. Esto, significa una gran oportunidad para no depender de un jefe, pero también, significa la aparición de una serie de responsabilidades que antes no existían para el trabajador. Por un lado, está todo el papeleo legal que comprende formar una nueva empresa desde cero, pero por otra parte, esta el aspecto financiero

En este sentido, lo que más puede costar es llevar las cuentas de la empresa, a la par con las finanzas personales y las de la casa. Esto puede causar en muchas ocasiones algunos colapsos, pero con la ayuda de las nuevas tecnologías y la paciencia interna, cualquiera de estos procesos financieros puede ser llevado a cabo sin ningún problema.

En Coperiodistas, hemos reunido una serie de consejos que podría ayudarte a llevar de una mejor manera las finanzas de tu negocio.

Ordena tus gastos

Lo esencial para llevar las finanzas de cualquier negocio es dar prioridades distintas a cada gasto. Esto significa catalogar ciertas cosas como “prioridades obligatorias”, como lo puede ser el pago de algunas cuentas, y otras cosas como “prioridades menos importantes”.

En el cumplimiento de estos últimos gastos, puede gastarse una parte de las ganancias para organizar momentos que no tengan relación directa con las labores del trabajo, como una cena con los colaboradores o una salida a comer. Lo esencial siempre está en reparar en que, para poder darse estas instancias, lo primero que hay que hacer es analizar temas de ahorro y de inversión con anterioridad. El excedente, puede ser utilizado en este tipo de actividades menos prioritarias.

Percibir ingresos variables obliga también a crear un segundo presupuesto que tenga como fin incluir todos esos momentos de esparcimiento como una cena, un viaje o una experiencia. Una vez se cubran con esos gastos mensuales también es importante fomentar el ahorro y la inversión a corto o mediano plazo.

Establece horarios de trabajo

El lanzamiento de un nuevo negocio de manera independiente, puede confundirse con que el emprendedor puede trabajar cuando le plazca y en los horarios que el quiera. Esto es cierto, pero, es importante recalcar que las horas dedicadas al trabajo deben estar ordenadas al igual que en un trabajo tradicional.

Esto quiere decir, por ejemplo, que una jornada laboral puede iniciar a las 9:00 AM y terminar a las 18:00 PM, incluyendo una hora de colación. Durante ese horario es importante cubrir todas las tareas necesarias para llevar adelante el negocio, las cuales pueden ser ordenadas a través de distintas aplicaciones tecnológicas que existen para ello.

Prohibido en las finanzas: No mezclar lo personal con lo laboral

Quienes son dueños de su propio emprendimiento suelen confundir sus finanzas personales con las de su empresa. Esto es un grave error, ya que el capital personal nunca debe relacionarse con el del negocio, salvo que estén ocurriendo perdidas en donde hay que inyectar más dinero a la empresa del presupuestado. Pero con una buena gestión, esto no debiera suceder.

Por otro lado, es una buena medida que el trabajador independiente establezca un sueldo base para él, en base a los ingresos de su empresa y las inversiones que haya que hacer para mantenerla a flote.

Tener un plan B frente a cualquier crisis

Algo que es esencial para cualquier trabajador dueño de su propio emprendimiento, es tener un plan de emergencia que le permita mantener sus finanzas seguras en cualquier crisis. Considerando la gran crisis financiera que ocurrió debido a la pandemia del coronavirus, esto no resulta ninguna idea descabellada.

Lo más recomendable, es destinar el 30% de los ingresos mensuales al ahorro, para estar preparados ante cualquier crisis. Por otra parte, es bueno tener estudiadas qué alternativas de financiamiento existen en el mercado, otorgadas por bancos y entidades financieras.

Registro de todos los movimientos

Uno de los aspectos más esenciales es llevar un registro de todos los movimientos de dinero realizados hacia afuera y hacia adentro. Esto quiere decir, ordenar las finanzas anotando los ingresos e inversiones realizadas, para realizar mensualmente análisis contables. Esto sirve para conocer siempre el estado financiero de la empresa, las posibilidades de crecimiento o los recortes que podría hacerse.