Muertes por coronavirus

Alrededor del 31% de las muertes por Covid-19 en mayo se produjeron en América Latina y el Caribe, a pesar de que sólo alberga al 8,4% de la población mundial.

El número de muertos por el virus Covid-19 en América Latina y el Caribe superó el millón de personas la semana pasada, según un recuento de Reuters, y la pandemia se ha agravado en la parte del mundo con la mayor tasa de mortalidad per cápita.

Desde el polvoriento altiplano de Bolivia hasta la metrópolis brasileña de São Paulo, la pandemia ha desbordado los sistemas sanitarios, insuficientemente financiados, tras extenderse con rapidez por naciones en las que mucha gente sobrevive a duras penas y no ha podido entrar en el encierro.

Los hospitales ya no dan abasto

En Perú, uno de los países más afectados de la región, los pacientes de Covid-19 han muerto en los abarrotados pasillos de los hospitales de la capital, Lima.

En las profundidades de la selva amazónica de Brasil, muchos residentes de la ciudad de Manaos han muerto en casa sin oxígeno para llenar los pulmones dañados, después de que los suministros se agotaran allí este año.

Mientras que los casos disminuyen en Europa, Asia y América del Norte, y se mantienen estables en África, América del Sur es la única región en la que las nuevas infecciones aumentan rápidamente por habitante. Aunque la India está atravesando actualmente uno de los peores brotes de la pandemia en el mundo.

De media en mayo, el 31% de las muertes por Covid-19 en el mundo se han producido en América Latina y el Caribe, donde vive sólo el 8,4% de la población mundial.

Nadie estaba preparado para el Covid-19

Médicos y epidemiólogos afirman que la pandemia de coronavirus tomó por sorpresa a los gobiernos que no estaban preparados el año pasado y que su impacto se ha visto agravado por los dirigentes que restaron importancia a su gravedad y no aseguraron el suministro de vacunas a tiempo.

Los ocho países que registraron más muertes per cápita por Covid-19 durante la semana pasada estaban todos en América Latina.

“En lugar de prepararnos para la pandemia, minimizamos la enfermedad, diciendo que el calor tropical desactivaría el virus”, dijo el doctor Francisco Moreno Sánchez, jefe del programa Covid-19 en uno de los principales hospitales de México y crítico del plan de vacunación del gobierno.

“Lamentablemente, estamos entre las regiones más afectadas, donde el manejo de la pandemia ha sido más equivocado, y ahora estamos sufriendo las consecuencias”, dijo el epidemiólogo a Reuters.