Vida laboral de poderosos presidentes

Es difícil imaginarse que los presidentes más poderosos del mundo trabajaron en empleos tan diferentes a lo que hacen hoy en día. Algunos de ellos trabajaron en bancos, como abogados y hasta repararon carreteras.

¿Sabías que un expresidente de Estados Unidos trabajó vendiendo helados? ¿O que la mujer que lidera una de las naciones más poderosas en realidad es científica?

Aquí le contamos el pasado laboral de algunos de los presidentes más poderosos del mundo.

Xi Jinping

El máximo jefe de la República Popular China está en el poder desde 2013 y, en la actualidad, goza de los privilegios de su cargo. Sin embargo, su vida no siempre fue ‘color de rosa’.

Según ‘BBC’, proviene de una familia campesina y pasó muchas necesidades en su infancia, pues la vida rural en el país, en los años 60, era muy dura.

El medio explicó que, de adolescente, Xi transportó estiércol, construyó presas y reparó carreteras.

Luego, al cumplir la mayoría de edad, inició su carrera política y hoy es uno de los presidentes más poderosos de planeta.

Joe Biden

El actual presidente de Estados Unidos estudió Derecho en la Universidad de Siracusa, en Nueva York.

Precisamente, antes de embarcarse en la política, trabajó como abogado en Wilmington, ciudad del estado de Delaware.

Después de cuatro años ejerciendo leyes, formó parte del Consejo del Condado de New Castle y fue elegido senador del Partido Demócrata, en 1973. Esto dio el ‘pistoletazo inicial’ de su carrera en la política.

Jacinda Ardern

Desde los 17 años, la actual jefa de estado de Nueva Zelanda, reconocida por la manera en la cual ha manejado la crisis del covid-19 en el país, desarrolló un interés por los temas sociales y destacó como líder juvenil del Partido Laborista.

Tras graduarse de Comunicación, en 2001, trabajó en la oficina de Helen Clark, quien era Primera Ministra del país en ese entonces.

Así incursionó en el mundo de la política y ganó renombre hasta ser elegida para ese cargo. Hoy es una de las presidentes más poderosas y más jóvenes del mundo.

Boris Johnson

Johnson nació en Nueva York (1964)  en el seno de la élite inglesa y estudió en las mejores escuelas.

Es graduado en Estudios Clásicos de la Universidad de Oxford y, para sorpresa de muchos, el primer ministro de Reino Unido antes de ejercer este cargo se dedicaba al periodismo.

‘BBC’ hizo un recuento de su vida cuando llegó al poder y afirmó que comenzó su carrera en los medios trabajando para el diario ‘The Times’.

Sin embargo, fue despedido después de falsificar una cita en la portada de la revista, suceso que él mismo admitió.

Tras su salida de ‘The Times’, fue corresponsal en Bruselas para ‘The Daily Telegraph’ durante cinco años.

Ángela Merkel

Merkel es científica y ejerció su carrera antes de incursionar en la política y ser la canciller de Alemania.

Ella estudió Física en la Universidad de Leipzig, entre 1973 y 1978. Una vez culminó su carrera empezó a trabajar en el Instituto Central de Química Física de la Academia de Ciencias en Berlín, capital del país.

Emmanuel Macron

A la edad de 39 años se convirtió en el presidente más joven que ha tenido Francia.

‘Forbes’ lo catalogó como una de las personas más poderosas de 2018, ocupando el puesto 12. Él reveló que, siendo apenas un recién graduado, trabajó como banquero para Rothschild & Cie Banque, entidad ubicada en París.

Barack Obama

En 2009, Obama se convirtió en el primer afroestadounidense en ser presidente de EE. UU., gracias a un discurso esperanzador que motivó a millones de votantes.

Pero, antes de convertirse en uno de los presidentes más poderosos, el exmandatario de Estados Unidos tuvo un primer empleo interesante.

Obama reveló en su cuenta de LinkedIn que, cuando vivía en su natal Honolulu (Hawái), trabajó en una heladería. Dicho empleo no le dejaba muchas ganancias, pero era ideal para un adolescente.