Cómo se calcula la tasa de interés

Muchos gobiernos del mundo están tomando medidas urgentes para frenar las consecuencias económicas que ha traído consigo la pandemia.

En varios países de Latinoamérica, el fantasma de la inflación comienza lentamente a aparecer, como en el caso de Chile, que durante los últimos meses ha llegado a niveles muy poco usuales para la nación.

Una de las medidas que fueron tomadas para combatir esto fue la de subir en 75 puntos base la tasa de interés, con el objetivo de limitar el consumo, que es finalmente el que en exceso produce la inflación.

Pero, ¿qué es la tasa de interés? ¿qué influencia tiene en el mundo de hoy? Te contamos.

El concepto

La tasa de interés es la cantidad de dinero que cobra un prestamista a un prestatario, expresada como porcentaje del capital. Por ejemplo, si alguien te pide prestados 100 pesos y se compromete a devolver 105 en un año, le estarías cobrando un 5% de interés.

Las tasas de interés cambian según el riesgo percibido de un préstamo y otros factores que afectan a los prestamistas. Por lo general, cuanto mayor es el riesgo percibido, mayor es el tipo de interés que cobran los prestamistas.

¿Cómo se calcula la tasa de interés?

La tasa de interés suele expresarse en porcentaje anual, aunque también pueden expresarse en términos mensuales. La fórmula estándar para calcular los intereses es I = Prt, donde P es el capital, r es el tipo de interés anual y t es el número de años en los que se devolverá el préstamo.

Por ejemplo, supongamos que alguien nos pide prestados 100 pesos a un tipo de interés del 5% durante 3 años: 100 x 1.05 ^3 = 105.68

¿Se ve afectada por la inflación?

El efecto de la inflación sobre la tasa de interés es sencillo. El prestamista aumentará el tipo de interés para compensar la inflación prevista durante el periodo de reembolso. Por ejemplo, supongamos que el prestatario del ejemplo anterior debe 100 pesos al cabo de 3 años, pero ahora se necesitan 105,68 pesos para comprar lo que 100 pesos habrían comprado hace 3 años. Como resultado, los prestamistas esperan que la gente gaste menos dinero más adelante, al igual que pueden gastar más dinero ahora porque su dinero vale más. Esto significa que hay menos demanda de préstamos y, por tanto, los prestamistas suben sus tipos de interés aunque nadie haya dejado de pagar sus deudas.

¿Qué es la tasa de interés variable y por qué es conveniente ahora?

El tipo de interés variable es el que cambia en función de un indicador generalmente relacionado con la inflación. Por ejemplo, si el indicador de la inflación aumenta, entonces el valor del dinero disminuye, lo que hace que uno se endeude más que antes y, por lo tanto, los prestamistas suben sus tipos de interés para poder recuperar parte de lo que pierden debido a la inflación. Si esto se prolonga en el tiempo se llama “espiral inflacionista”

Es conveniente en este momento, porque al solicitar un crédito bancario las personas pueden acceder a tasas que en el futuro pueden ser mejores que en la actualidad. Suponiendo que la situación económica mejorará, el porcentaje de interés debiera ir reduciéndose paulatinamente.