Pandemia en América Latina

La pandemia de COVID-19 ha interrumpido los servicios de salud esenciales en la mayoría de los países y territorios de América Latina y el Caribe, amenazando la inmunización de los niños y la atención de las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas, advirtió la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

“Por lo tanto, instamos a los países a que se aseguren de que sus respuestas al COVID-19 no dejen atrás otros servicios de salud esenciales, como las inmunizaciones de rutina”, dijo la Dra. Etienne en su conferencia de prensa semanal. “Estos servicios no son opcionales”, dijo, y añadió que la OPS está ayudando a los países a “ajustar y repensar cómo se presta la atención esencial en el primer nivel”.

Dijo que más de 300.000 niños, sobre todo en México y Brasil, no han recibido las vacunas de rutina, “dejándolos vulnerables a infecciones mortales pero prevenibles.”

“La cobertura de la primera dosis de las vacunas contra el sarampión se redujo en un 10% en ocho países de las Américas, incluyendo Venezuela, Panamá y Brasil, y cayó hasta un 20% en Surinam”, continuó. “Si no invertimos estas tendencias, nos arriesgamos a una avalancha de empeoramiento de los problemas de salud”.

Añadió que en una encuesta reciente sobre los servicios de salud en la región, el 97% de los países y territorios participantes informaron de interrupciones en los servicios de salud, mientras que el 45% informó de interrupciones en al menos la mitad de sus servicios de salud.

“Pronto, la COVID-19 no será la única crisis sanitaria que demande la atención de los países”, dijo el Dr. Etienne.

La OPS está apoyando a los países en la búsqueda de alternativas para la prestación de servicios de salud. Muchos sistemas de salud, incluidos los de Chile y Perú, han adoptado la telemedicina, mientras que otros han puesto en marcha programas de extensión comunitaria para que los pacientes puedan recibir atención médica mientras están en sus casas.

El director de la OPS aconsejó a los países que contraten y formen a más personal para que todos los trabajadores sanitarios tengan las herramientas y los recursos necesarios para prestar atención de forma segura. Afirmando que los trabajadores de la salud deben ser “justamente compensados por sus extraordinarios esfuerzos”, dijo que Chile aprobó recientemente un aumento de sueldo a los proveedores que han sido fundamentales en la respuesta al COVID-19.

“Sabemos que las consecuencias económicas de esta pandemia están obligando a los países a tomar decisiones difíciles sobre las prioridades del gasto, pero no podemos permitirnos recortar gastos en salud”, dijo.

“Por eso, invertir ahora en el primer nivel de atención es una opción inteligente para poder invertir las tendencias de forma más eficiente y equitativa que si esperamos a que surjan las crisis sanitarias”, dijo. “Como dice el adagio ‘una onza de prevención vale más que una libra de cura'”.

Situación epidemiológica

En cuanto al “devastador número de víctimas de la pandemia en nuestra región”, señaló que Argentina, Colombia, Cuba, Ecuador y Paraguay se encuentran entre los países que registran las tasas de mortalidad semanales más altas del mundo.

Los estados mexicanos de Baja California Sur, Quintana Roo y Yucatán están informando de un aumento de nuevas infecciones. En Centroamérica, se informa de que los casos se están acelerando en Guatemala y siguen siendo elevados en Panamá. Cuba está experimentando tasas de infección y muerte por COVID-19 más altas que en cualquier momento de la pandemia, y todos los grupos de edad están afectados.

Los casos están disminuyendo en varios países sudamericanos, aunque se han notificado focos en provincias argentinas fronterizas con Bolivia y Chile, y en la región amazónica de Colombia.

En total, la semana pasada se registraron más de 1,26 millones de casos de COVID-19 y casi 29.000 muertes en las Américas, dijo el Dr. Etienne.

Mientras las infecciones aumentan, “nuestra región aún no ha accedido a las vacunas que necesita para mantener a nuestras poblaciones a salvo”, dijo. “Hasta el momento, sólo el 16,6% de la población de América Latina y el Caribe está totalmente vacunada contra el COVID-19”.

También llamó la atención sobre el Día Mundial de la Hepatitis, que se celebra el 28 de julio. La encuesta que informa de la amplia interrupción de los servicios sanitarios esenciales también señala que el diagnóstico y el tratamiento de las hepatitis B y C se han visto interrumpidos por la respuesta al COVID-19.