Futuro de los autos

El desarrollo de la tecnología autónoma y el uso continuado de ordenadores ha empezado a impulsar el compromiso del usuario, reduciendo la necesidad de control directo de la conducción sin quitarle el placer de la carretera abierta.

A medida que el usuario comienza a ceder el control a un sistema de navegación a bordo, el avance de la tecnología autónoma cambiará la experiencia de conducción. Una cosa es segura: los coches del futuro serán autónomos e interactivos, y ambas tendencias están inextricablemente unidas.

La industria del automóvil siempre ha estado abierta a las innovaciones. La tecnología ha transformado la forma de construir, manejar y mantener los coches desde que Henry Ford abrió las puertas de Ford a principios del siglo XX.

Las cosas han cambiado drásticamente desde 1903; Henry Ford no daría crédito a sus ojos si estuviera vivo para ver los cambios que se han producido hoy en día. En la producción de coches de uso cotidiano, los que se utilizan en deportes extremos, como los Extreme E (o XE) que en su día devoraban el combustible y causaban problemas de contaminación global en los eventos.

Sistemas de autoconducción

Al eliminar la necesidad de que los humanos estén al volante, la conducción autónoma transforma la industria del automóvil.

El sistema de control de crucero funciona enviando información sobre el entorno del coche a la CPU a través de 30 sensores de control situados en todo el vehículo. Otros fabricantes de automóviles, como BMW, están empleando tecnologías de conducción autónoma para aparcar los automóviles sin ayuda del conductor.

Esta tecnología emplea sensores para identificar los objetos que rodean al coche y elabora la ruta de aparcamiento más precisa. Google también está trabajando en sistemas de autoaparcamiento que utilizan tecnologías de conducción remota y láseres montados en el techo.

Estas tecnologías pueden determinar los parámetros del vehículo, como el número de pasajeros, el peso del coche, etc. La tecnología ya está ayudando a la conducción sin la intervención constante de un conductor, y la conducción totalmente autónoma pronto se convertirá en una característica estándar en los coches nuevos.

Un sistema con función de parada y arranque incorporado es el control de crucero adaptativo de Audi. De 0 a 250 km/h, el control de crucero de Audi ajusta la velocidad en función de la distancia entre el coche del conductor y el vehículo que le precede.

Menores niveles de emisiones y contaminación

Gracias a la fabricación en masa y a la subcontratación de piezas, los automóviles son más asequibles y están más disponibles que en cualquier otro periodo de la historia.

La renta per cápita de la población mundial está aumentando, mientras que el coste de los automóviles está disminuyendo, lo que se traduce en un aumento significativo de la demanda de automóviles en todo el mundo. Los gases resultan de la quema de combustibles fósiles y son perjudiciales para el medio ambiente.

Los propietarios de automóviles pueden ahorrar un tercio de los costes de transporte si utilizan vehículos eléctricos en lugar de los de gasolina convencionales. Los automóviles híbridos y los que funcionan con combustibles alternativos son ejemplos de avances tecnológicos en la industria del automóvil.

Dado que el cambio climático provocado por el hombre tiene consecuencias negativas para el medio ambiente, todas las empresas están cambiando a una tecnología más respetuosa con el medio ambiente. Los combustibles fósiles contribuyen significativamente a la degradación del medio ambiente, y los gobiernos de todo el mundo están promulgando normas estrictas sobre emisiones.

Los conductores pueden reducir drásticamente las emisiones si cambian su estilo de vida y la forma de utilizar sus vehículos.

Tecnología vestible

El aprendizaje automático y la tecnología predictiva tienen un enorme impacto en las capacidades de predicción de la industria del automóvil. Esta tecnología tiene el potencial de proporcionar una experiencia de conducción más personalizada. Los conductores pueden utilizar algoritmos para configurar las opciones de aplicaciones y el sistema de infoentretenimiento de su vehículo.

Los automóviles también han empezado a incorporar instrucciones de voz y a conectarse con dispositivos inteligentes. Si hay necesidad de servicio, los sensores pueden enviar una notificación al propietario del vehículo.

Salpicadero de realidad aumentada

Puedes convertir tu parabrisas en una pantalla para mostrar información al usuario utilizando la realidad aumentada. El HUD puede mostrar información pertinente como el tiempo actual, la velocidad, el kilometraje de la gasolina, las RPM y la velocidad, entre otras cosas.

Gracias a la tecnología de navegación que utiliza símbolos holográficos, los conductores pueden seguir las indicaciones sin apartar los ojos de la carretera.

Mejora de la seguridad

El uso de pequeñas cámaras colocadas estratégicamente alrededor del vehículo permite al conductor comprobar si hay elementos ocultos que son difíciles de percibir desde el asiento del conductor. Los conductores pueden evitar accidentes mediante el uso de sensores de presión de neumáticos, sensores de cambio de carril y sensores de control de colisiones. El uso de frenos antibloqueo y control de tracción también ayuda a los conductores a mantener el control de sus vehículos mientras conducen.

Las necesidades de los clientes están revolucionando la industria del automóvil por la confluencia de las necesidades de los clientes, la electrificación y la conectividad, lo que dará lugar a nuevas mejoras tecnológicas en la próxima década.

Los diseñadores de automóviles están incorporando el acceso a Internet para los pasajeros, con hasta siete dispositivos conectados a la vez. Los fabricantes de automóviles dan mucha importancia a la innovación y la originalidad para aumentar la felicidad de los consumidores y las ventas.

A medida que el mundo se vuelve más digital, los fabricantes de automóviles aprovechan la oportunidad de incluir tecnologías inteligentes en los vehículos que mejoran su comodidad de uso.

Cuanto menos tiempo pasen los conductores “conduciendo”, más tiempo pasarán utilizando los dispositivos de a bordo. Por ello, el desarrollo y el avance de la tecnología de los vehículos autoconducidos es el camino del futuro.