Ley de Firma Electrónica en Chile

En medio de la discusión sobre la Ley de Firma Electrónica, llamó la atención la presencia de un integrante que no estaba invitado a la cita legislativa. Se trataba de Raúl Arrieta, abogado y representante de E-Certchile, empresa que curiosamente se relaciona con el rubro al cual irá dirigida la futura normativa. Además, lo que resulta más curioso aún es por qué esta persona se encontraba sentada en la oficina del subsecretario de Economía mientras se desarrollaba el encuentro por la plataforma Zoom.

La discusión de la nueva Ley de firma electrónica no ha estado exenta de polémica. Durante la primera sesión que se llevó a cabo el 13 de enero de este año a través de Zoom, detrás del subsecretario de Economía Julio Pertuzé, se encontraba un hombre aparentemente desconocido a modo de oyente. Nadie se percató de quién era inicialmente, pero posteriormente se sabría que se trataba de Raúl Arrieta.

Este reconocido abogado, con pergaminos suficientes para estar allí por su grado de experto informático y su participación en la tramitación de la vigente Ley de Firma Electrónica, parecían ser suficientes para justificar su intervención en aquella reunión virtual. No obstante, el detalle de que actualmente es representante de una empresa relacionada con el rubro de firmas electrónicas no se conoció hasta la segunda sesión.

El 20 de enero, el individuo en cuestión apareció nuevamente en la sesión, pero esta vez su presencia no pasaría desapercibida. El senador independiente Pedro Araya, una vez iniciada la reunión por Zoom, le preguntó directamente al ministro de Economía Lucas Palacios, cuál era la razón de la presencia de Arrieta y si se encontraba allí bajo la Ley de Lobby. Esta vez, el abogado no se salvaría.

El historial secreto de Raúl Arrieta

Si bien es cierto, durante su primera participación en la sesión nadie advirtió de su presencia. De igual forma, es evidente que el senador Araya tenía bien estudiada su intervención en la segunda sesión de discusión del proyecto. En ese entonces revelaría el historial secreto de Raúl Arrieta.

A pesar de que el experto en leyes si figura en el registro público de lobbistas, lista de empresarios que tienen permitido participar de este tipo de reuniones con la debida autorización, resulta curioso en primer lugar que su invitación no fuera informada con el debido tiempo y además, que actualmente Arrieta figure como representante de la empresa de firmas electrónicas y certificaciones digitales E-Certchile. Cualquiera podría interpretar esta situación como un caso de lobby ilegal.

Por otra parte, las polémicas relacionadas al abogado no terminan aquí. Según información disponible públicamente en internet, esta persona estuvo vinculada en algún momento al caso Corpesca, en donde fue citado a declarar debido a una factura realizada por parte de una de sus sociedades a la citada pesquera en 2012, mientras se desempeñaba como colaborador del ex senador Felipe Harboe, hoy candidato a constituyente.

La futura Ley de firma electrónica, normativa que no pareciera fomentar ningún tipo de polémicas como otras legislaciones, ha resultado acarrear bastantes problemáticas. Esta situación ya fue advertida por el ministro de Justicia Hernán Larraín, quien el 2019 habló de un “Lobby feroz” protagonizado por quienes se ven directamente relacionados con este nuevo proyecto legislativo.

¿Por qué Arrieta se encontraba allí?      

Luego de la interpelación que hizo el senador Araya, el ministro Lucas Palacios tomó la palabra para explicar que Raúl Arrieta se encontraba allí por su calidad de experto. Esto gracias a su trabajo en la tramitación de la actual normativa en en el gobierno de Michelle Bachelet, agregando por lo tanto, que la opinión del abogado tiene una gran validez.

Sin embargo, el senador independiente manifestó su preocupación debido al cargo que mantenía el invitado en cuestión, el cual pertenece a una de las empresas que se ven favorecidas con los postulados de la nueva ley. Ante la segunda arremetida de Araya, el ministro de Economía explicó que no sabía la relación de Arrieta con E-Certchile.

De todos modos, el siguiente en tomar la palabra en la discusión fue el mismo Arrieta. Allí, detalló que en ningún caso él estaba conectado a esta reunión por Zoom como un lobbista de la mencionada empresa y que no tiene un vínculo laboral con ellos. No obstante, según lo mencionado en esta nota de E-Certchile, el abogado figura como fiscal de la empresa.

Luego de su intervención, Arrieta abandonó la sesión. Posteriormente, antes de proseguir con la reunión el senador Pedro Araya señaló que reportaría todo esto a Contraloría. De esta forma, esta institución disponga si en este caso se infringió la Ley de Lobby o la Ley de Probidad.

Pertuzé conocía muy bien a Arrieta

Al igual que lo hizo en la reunión del 20 de enero, Arrieta se defendió ante los medios, señalando su inocencia y en ningún caso actuó de mala fe. Argumentó que si estuvo conectado a la discusión de la nueva Ley de Firma electrónica, lo hizo únicamente en su calidad de experto.

No obstante, quien también salió en defensa del mencionado abogado fue el propio subsecretario de Economía Julio Pertuzé. El subsecretario dio los mismos argumentos que el interpelado para justificar su presencia en la cita legislativa. Sin embargo, lo que causó bastante polémica es que el funcionario público no advirtió el posible conflicto de interés que se podría generar con la presencia de Arrieta, siendo que él ya lo conocía.

Según información que fue publicada en internet tras una solicitud apegada a la Ley de Transparencia, Pertuzé tuvo dos reuniones con Arrieta el 3 de noviembre y el 14 de diciembre de 2020. ¿Cómo es posible que el subsecretario no diera cuenta del posible conflicto de interés, siendo que participó de estos encuentros con Arrieta previamente, siendo este último representante de E-Certchile en aquellas ocasiones?

Por ahora queda esperar cuál será la determinación que tomará Contraloría al respecto gracias a la denuncia que interpuso el senador Araya. Ésta debería despejar las dudas acerca de si hubo o no un caso de lobby ilegal en las sesiones mantenidas en enero.